Latino

Rick Perry y los hispanos

AP

 (AP)

Es oficial: el gobernador de Texas, Rick Perry, confirmó su participación en la contienda por la nominación presidencial del Partido Republicano en 2012 durante una reunión de conservadores partidistas en Charleston, Carolina del Sur. En su discurso, demandó una mayor seguridad para la frontera México-Estados Unidos y arremetió contra la administración de Barack Obama que ''no ha logrado una recuperación sino un desastre económico'', debido a que uno de cada seis estadounidenses en edad de trabajar no puede encontrar un empleo de tiempo completo, señaló.

En ese sentido dijo que la necesidad más urgente del país es revitalizar la economía y enfatizó que ''es tiempo de que Estados Unidos funcione de nuevo''. Criticó el gobierno de Obama porque ha estado degradando el empleo, nuestra estabilidad financiera y perjudicando nuestra posición mundial. Además aseguró que mantendrá su rechazo contra el plan de salud pública del actual presidente que es de un solo tipo para todos.

El gobernador fue aclamado por los asistentes conservadores coreando ''Perry, Perry'' en cuanto hizo el anuncio de que se convertiría en el candidato republicano a la presidencia. Entre sus razones aseguró que Estados Unidos requiere una mejor dirección, una presidencia renovada y que no acepta le rumbo que lleva actualmente el país.

En su intervención habló de sus orígenes como hijo de campesinos que sembraban algodón en el pequeño poblado de Paint Creek e hizo alusión a su fe religiosa. Tampoco faltaron las promesas del gobernador que ha permanecido 11 años en el cargo, el mayor tiempo de un mandatario en Texas y el país.

Perry ha gobierna un estado donde el 48% de su población es hispana y viven 1.6 millones de indocumentados, según datos del Pew Hispanic Center, los cuales son mayormente de origen latino, el gobernador texano se ha pronunciado contra el plan de amnistía del presidente Obama y a favor de un limitado Dream Act.

More On This...

En su mandato, ha reforzado la seguridad de la frontera con México con más agentes, aboga por el uso de la Guardia nacional, efectuó operativos especiales y utilizó tecnología como los aviones no tripulados con cámaras de video. La intensificación de la vigilancia fronteriza le ha costado a Texas más de 400 millones de dólares desde el 2005, de acuerdo a un informe de su gobierno.

En su ofensiva antiinmigrante, el aspirante presidencial presentó a principios de año un paquete de iniciativas de emergencia a la legislatura estatal entre las que pedía eliminar las ciudades Santuario en Texas, requerir identificación con foto para votar y obligar a las policías locales a hacer cumplir las leyes migratorias federales a los detenidos.

Las proposiciones de Perry recibieron críticas de los líderes y grupos hispanos porque crearían una mayor intimidación a los votantes y la discriminación racial contra los hispanos. El alcalde de San Antonio, Julián Castro, las calificó como ''la agenda más anti-latina que se ha visto en más de una generación, sin ninguna vergüenza''.

Además ha sido un defensor de la iniciativa del Departamento de Seguridad Pública de Texas para pedir documentos migratorios vigentes a los solicitantes de licencias de conducir que no sean ciudadanos estadounidenses.

Sobre el anuncio, el Partido Demócrata de Texas, opinó que Rick Perry ''necesita una carta de despido y no una promoción'', porque ''ha sido un desastre como gobernador y sería aún mucho peor como presidente'', señaló la vocera Kirsten Gray.

La demócrata desmintió el llamado ''milagro de Texas'' que se atribuye porque lo sería ''si él hablara sobre nuestros empleos, en lugar de pedir un presupuesto estatal que despedirá a decenas de miles de maestros y eliminará cientos de miles de trabajos. Para Perry el único empleo que le importa es el suyo'', agregó.

No resulta extraño, continuó Gray, que la confirmación de sus aspiraciones presidenciales la hiciera en Carolina del Sur, ya que no habría lugar en Texas donde hubiera evitado que apareciera una multitud de manifestantes enfurecidos.

''Está por verse si las considerables habilidades de Rick Perry funcionarán en la escena nacional, ya que en Texas ha sido un político extraordinariamente exitoso que nunca ha perdido una elección, que ha demostrado pericia para reunir fondos, hacer campañas y utilizar el tono perfecto en sus discursos para el estado'', comentó el experto en ciencias políticas de la Universidad Metodista del Sur (SMU), Call Jillson.

Pudiera no tener ningún problema en cuanto a organización y recaudación de fondos, pero sí podría enfrentar serias dificultades en cuanto a cuestiones sociales e ingenuidad en asuntos internacionales y militares, agregó el politólogo.

Antes de lanzarse a la precandidatura republicana, Perry había reunido un gran monto de donativos, había promovido sus supuestos logros en creación de empleos en Texas en contraste con el resto de Estados Unidos que pasa por una depresión económica y encabezó un multitudinario evento religioso al que convocó para buscar ayuda divina a los problemas nacionales.

Su más cercano contendiente por la nominación presidencial de su partido será Mitt Romney, aunque también se enfrentaría a Tim Pawlenty y Michelle Bachman, Newt Gingrich and John Huntsman.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino