LIFESTYLE

Orgullosos de ser salvadoreño-americano

Cortesía Jorge Luis Macias

 (Cortesía Jorge Luis Macias)

En un marco de unidad, festejo y lucha por alcanzar el "Sueño Americano" comenzaron las Fiestas Agostinas, previas al Día Nacional de la Herencia Salvadoreña Americana, el 6 de agosto.

Las celebraciones de al menos 1.7 millones de hispanos de origen salvadoreño se han extendido por todo Estados Unidos, principalmente en California, Texas, Maryland, Virginia y Washington, en una comunidad cuyos retos principales son el voto desde el exterior en las elecciones de su país, la residencia permanente de quienes están amparados por el Estatuto de Protección Temporal (TPS) y mayor representación en las esferas del poder en Estados Unidos.

"El gobierno del presidente Mauricio Funes se ha empeñado justamente en dar el voto a nuestros compatriotas", aseguró el cónsul general de El Salvador en Los Ángeles, Walter Durán. "Ese fue el argumento de nuestro gobierno, de que había que darle valor real al salvadoreño en el exterior".

El voto en el exterior para los salvadoreños ha sido una promesa reiterada, y, según el diplomático pudiera materializarse en 2014, ya que uno de cada tres salvadoreños adultos vive en Estados Unidos.

"Por tanto, ningún gobierno puede hacer caso omiso a este reto", dijo Durán a AOL Latino . "No hay que esperar solamente que los salvadoreños ayuden a su país, sino que su gobierno les devuelva los beneficios a que tienen derecho".

Extraoficialmente, un total de 2.5 millones de hispanos de origen salvadoreño radican en Estados Unidos, aunque cifras de la Oficina de Encuestas Comunitarias del Censo, estiman que son 1.7 millones.

Según el último conteo poblacional, la comunidad hispana representa el 16.3% de un total de 308 millones de estadounidenses.

A nivel nacional, los mexicanos representan el primer grupo entre los hispanos con 31.8 millones, seguidos por los puertorriqueños con 4.6 millones, los cubanos con 1.8 y los salvadoreños con 1.7 millones.

Así, los salvadoreños de origen o que tienen antepasados en Estados Unidos se han convertido ya en la cuarta población más grande de origen hispano y representan el 3.6% de la población latina de esta nación.

UNA DOBLE CONTRIBUCIÓN

Mark Hugo López, director asociado del Pew Hispanic Center indicó, en base a los datos del Censo, que de los salvadoreños incluidos en el perfil estadístico 28% son ciudadanos estadounidenses y 45% hablan inglés con eficiencia, incluyendo a niños de 5 años o más que reportaron hablar solo inglés en casa o que hablan muy bien el idioma.

La tasa de propiedad de casa entre los salvadoreños es del 45%, comparada con el 59% de cubanos y 26% de mexicanos de origen.

En el caso de los ingresos anuales, el promedio para los salvadoreños es de 42,000 dólares, 40,000 de los mexicanos, 38,000 entre hondureños, pero debajo de los colombianos de origen, que ganan en promedio 50,000 dólares anuales y los ecuatorianos, 50,700 dólares.

"Pero en la obtención de un título universitario, los salvadoreños tienen el último lugar, con el 7%, detrás de puertorriqueños (16%), hondureños (10%) y mexicanos (9%)", dijo López a AOL Latino "Ese es un indicativo de que las motivaciones de los salvadoreños para emigrar a Estados Unidos son el trabajo, no para ir a la escuela". Quien rompió con esa regla fue el electo senador estatal demócrata de Maryland, Victor Ramirez.

"Mis padres me trajeron a los seis años de edad, y gracias a Dios tuve la oportunidad de educarme, ir a la universidad", dijo el político de 37 años de edad. "Nuestra comunidad debe poner más importancia en la educación, no solo en el billete [dinero]; muchos no ven la posibilidad de usar más el cerebro para alcanzar una carrera e involucrarse más en ayudar a la comunidad".

Salvador Sanabria, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro, El Rescate de Los Ángeles, valoró que abiertamente y con orgullo, los salvadoreños celebren el aporte crecimiento de su cultura en Estados Unidos. "La nuestra es una doble contribución", dijo Sanabria. "Porque aportamos a Estados Unidos, y al mismo tiempo garantizamos que la situación allá [en El Salvador] se mantenga estable, a pesar de la recesión económica".

Datos oficiales del Banco Central de Reserva de El Salvador indican que la contribución en remesas gira en torno a los 4,000 millones de dólares anuales. Ello se traduce a un porcentaje del 16% al 18% del Producto Interno Bruto (PIB) de El Salvador.

"Justamente, las remesas representan la quinta parte del movimiento de nuestra economía", dijo el cónsul Walter Durán.

Otro reto importante para esta comunidad es el Estatuto de Protección Temporal (TPS) que ampara a unos 230 mil salvadoreños, quienes deberán reinscribirse desde diciembre de 2011, si el Presidente Barack Obama decide renovar el TPS.

La protección del TPS que vence en marzo de 2012 otorga permisos temporales de residencia y trabajo en Estados Unidos, después del pago aproximado de 380 dólares al Departamento de Seguridad Interna (DHS), más 85 dólares por el costo de medidas biométricas.

"Ellos deberían tener derecho a regularizar su residencia permanente", indicó Salvador Sanabria. "Ya han pagado miles y miles de dólares, se han sometido a repetidas revisiones de antecedentes criminales, son gente honrada y han pagado impuestos".

Sanabria consideró que los inmigrantes "son un buen negocio". Cada año, el gobierno estadounidense recibe más de 1,000 millones de dólares por concepto de reinscripciones del TPS.

"Es una cuestión de hipocresía el mantener un cobro cada 18 meses, y una arma política para negociar con los gobiernos centroamericanos [El Salvador, Honduras y Nicaragua]", dijo el directivo de El Rescate. "Entonces, hay que dejarse de tanto cinismo porque estas personas son gente respetuosa de la leyes, y, repito, ya es hora de que se les conceda la residencia permanente".

PIONEROS Y SUS LOGROS

El 18 de julio de 2006, la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos declaró el 6 de Agosto como el Día Nacional de la Herencia Salvadoreña Americana.

La declaración fue impulsada por la ex congresista demócrata y actual Secretaria del Trabajo, Hilda Solís, como una forma de reconocer la herencia salvadoreña, y su aporte socio-cultural y económico a Estados Unidos.

"Estamos de fiesta", dijo Walter Durán, cónsul general de El Salvador en Los Ángeles. "En esta fecha mostramos a esta nación nuestra identidad".

Los pioneros de la iniciativa comunitaria del "Día del Salvadoreño" fueron Salvador Gómez Góchez e Isabel Cárdenas, a través de la Asociación Nacional Salvadoreño-Americana (SANA) de Los Ángeles. Ellos contaron con el impulso oficial del ex concejal angelino, Nick Pacheco.

A través de los años, las celebraciones se han extendido en estados y regiones del país con amplio número de residentes de origen salvadoreño: California, Texas, Maryland, Virginia, Nueva York o Washington

La mayor concentración de salvadoreños se encuentra en el área metropolitana de Los Ángeles, donde se calcula que residen 1.2 millones, es decir, una población mayor que la propia capital del "Pulgarcito de América".

Además, de Washington y Virginia, la segunda mayor población de salvadoreños radica en Maryland, donde se les considera como la primera mayoría minoritaria, con casi medio millón de personas cuyo origen es cuscatleco "Es interesante que los salvadoreños ya sean el tercer grupo hispano en Estados Unidos", dijo Mark Hugo López.

"La comunidad salvadoreña ha crecido mucho en los últimos diez años".

En 2001, la alcaldía de Los Ángeles emitió una resolución para adoptar el "Día del Salvadoreño", y en 2010 la Junta de Supervisores del condado Prince Williams, en el estado de Virginia aprobó el "Día de la Herencia Salvadoreña Americana".

IDEOLOGÍAS DEL PASADO

"Para más de 2 millones de salvadoreños, las fiestas comenzaron con la celebración del Divino Salvador del Mundo, patrono de la capital centroamericana; representan un festejo especial porque es reconocido a nivel nacional", expresó Francisco Rivera, presidente de la Mesa Redonda Nacional Centroamericana (NCAR) de Los Ángeles. "Refleja los más de 30 años de logros y el establecimiento de nuestra comunidad en Estados Unidos".

Rivera dijo a AOL Latino que si bien los salvadoreños aspiran a una mayor representación política en Estados Unidos, a nivel local han logrado la designación de la Pequeña Centroamérica en el Distrito Cultural Centroamericano ubicado en el área de Pico Union y Westlake, donde se encuentra el Parque MacArthur.

"Ahí tendremos el Corredor Comunitario Salvadoreño, y en septiembre se develará en la calle Alvarado el monumento a Monseñor Romero", dijo.

El arzobispo católico, Oscar Arnulfo Romero y Galdámez, defensor de los pobres, fue asesinado el 24 de marzo de 1980. "San Romero", como le llaman los fieles, se encuentra en proceso de canonización.

Rivera consideró que es urgente que los salvadoreños residentes en Estados Unidos superen el divisionismo, los problemas ideológicos y de confrontación surgidos por la Guerra Civil (1980-1992) entre las Fuerzas Armadas de El Salvador (FAES) y las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), actualmente en el poder con el presidente Mauricio Funes.

El conflicto armado arrojó 75,000 muertos y desaparecidos, hasta antes de la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, el 16 de enero de 1992, en el Castillo de Chapultepec, ciudad de México.

"Aquellas ideologías no aplican para los salvadoreños que vivimos en Estados Unidos; no podemos permitir la desunión entre nosotros mismos", dijo Rivera. "Después de 30 años de confrontación ya deberíamos haber superado esos aspectos anacrónicos, y unirnos para impulsar a los líderes que necesitamos para que nos representen en todos los niveles de gobierno, y considero que es necesario crear una Federación Nacional de Salvadoreños en Estados Unidos".

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino