World

Arminda Figueroa: Una mujer que nació para ser empresaria

Cortesía Arminda Figueroa

 (Cortesía Arminda Figueroa )

Cuando Arminda Figueroa tenía 10 u 11 años le fascinaba acompañar a su abuelo en las estaciones de gasolina de las que era propietario en Puerto Rico y andaba feliz de aquí para allá sirviendo gasolina a los clientes, cobrando y organizando las cuentas. Así también, cuando sus compañeritas de la escuela se presentaban en eventos bailando o haciendo trucos de magia, era Arminda la que se paraba en la puerta a cobrar un pennya a cada asistente para la entrada.

"Creo que siempre he tenido una vena empresarial", dice la empresaria puertorriqueña Arminda (Mindy) Figueroa, quien el 26 de mayo fue nombrada Small Business Person of the Year por la Cámara de Comercio del área metropolitana de Fort Lauderdale, en la Florida. "La verdad no me lo esperaba", dijo Figueroa sobre el premio, que recibió en una ceremonia con bombo y platillo en Fort Lauderdale, la ciudad en donde hace cuatro años fundó su propia compañía, Latin2Latin.

Además de un reconocimiento por sus esfuerzos, el premio a Figueroa fue importante, pues en materia empresarial Fort Lauderdale sigue siendo un sitio en donde los hombres blancos de mediana edad (y no las mujeres hispanas) dominan en los negocios.

Latin2Latin, que ofrece servicios de comunicaciones y marketing estratégico a empresas de todo el país, es simplemente el resultado de una vida laboral y profesional encausada a un solo objetivo: Ser dueña de su propia compañía. Y no fue fácil. La primera vez que Figueroa intentó trabajar por su cuenta fue en el año 2001, cuando se asoció con antiguos colegas para lanzar una firma de consultoría. No funcionó. Pero, como recuerda la propia Mindy, "aprendí muchísimo de esa experiencia". Una de esas enseñanzas fue que prefería operar sola.

El día después de recibir su premio en Fort Lauderdale, Arminda, de 46 años, habló con Tu voz en tu vida y nos contó un poquito sobre su experiencia como mujer Latina en EE.UU. Un extracto de la entrevista a continuación.

More On This...

¿Cuándo te diste cuenta que querías ser empresaria?

¡Uy, creo que desde siempre! Desde chiquita, en Puerto Rico, cada que había un evento y mis compañeras cantaban o hacían algún truco de magia, yo me ponía en la entrada y cobraba un penny. Ya más tarde, en college, cuando entré a estudiar a la Universidad de Puerto Rico, una amiga y yo montamos 'Dreams' una tienda de ropa de mujer en la biblioteca de mi casa. Mi amiga y yo viajábamos a Nueva York a comprar ropa en la Séptima Avenida (el área conocida como el garment district) y la vendíamos entre nuestras amigas de Puerto Rico. Fue todo un éxito.

Siempre he sido alguien a quien le gusta vivir bien, pero gastando su propio dinero, sin depender de nadie.

¿Cómo fue tu paso por el mundo corporativo?

Antes de liquidar mi negocio, trabajé como assistant manager en The Gap; después, tan pronto me gradué en 1987 decidí mudarme a Nueva York, aunque al principio hice muchos trabajos; algunos de los cuales no me gustaron para nada. Mi vida cambió en 1989, cuando empecé a trabajar en Anheuser Busch, donde aprendí montones. Ahí pasé 7 años maravillosos. Viajé -y aprendí- muchísimo. Yo estuve en México, yendo y viniendo durante 6 meses, haciendo due diligence en los meses anteriores a que Anheuser-Busch hiciera una inversión de $1,000 millones en el Grupo Modelo (dueño de la cerveza Corona). De Anheuser-Busch pasé a Verizon, donde estuve 4 años y donde ayudé a la creación de una división multicultural y después trabajé con Javier Saralegui en la creación del sitio Web de Univision, unos meses que fueron muy intensos.

¿De dónde crees que te viene esa vena empresarial?

Hay un paralelismo interesante con mi padre. Mi padre empezó a trabajar con la cerveza Corona en Puerto Rico; de hecho su primer trabajo como tal fue haciendo mercadeo para Corona. Mi padre decidió empezar su propio negocio cuando tenía 39 o 40 años; igual que lo hice yo.

Honestamente, creo que todo lo que hice en el mundo corporativo fue parte de un viaje que empezó desde que yo era muy pequeña y que tenía como objetivo, lograr mi sueño de independizarme.

¿Cuál dirías tú que es la parte más difícil de ser empresaria en EE.UU?

Creo que lo más difícil ha sido crecer el negocio; manejar las finanzas al tiempo que debes buscar más gente que te ayude a servir bien a tus clientes. Es muy difícil crear un modelo de negocio que te permita mantener los costos bajos, sin tener personal de tiempo completo y a la vez, dar un servicio impecable a tus clientes. Es por eso que yo aprendí mucho de la crisis financiera.

¿Cómo así?

Lo que pasó con la última crisis económica te diría que fue la peor etapa pero también la mejor para Latin2Latin. Cuando hay un meltdown, se seca la industra, se secan los fondos y la gente deja de invertir, sobre todo en temas como mercadeo y comunicación. En nuestro caso, la crisis nos ayudó a adaptarnos. A mi me ayudó a adoptar una actitud de "vamos a idear una manera de hacerlo" y de siempre buscar una solución positiva. Cuando mantienes una actitud positiva, la gente empieza a mirarte de otra manera. Además, cuando hay abundancia, empiezas a repetir, a aflojarte... cuando no, te vuelves mucho más creativa.

Cuando me tocó la crisis, lo único que pensé fue: ¿De qué manera puedo mantenerme dándole a mis clientes un servicio agregado y que sientan que le estamos dando no el 100 por ciento, sino el 200 por ciento.

¿Qué le dirías a otras mujeres que quieren lanzarse a ser independientes, pero no se atreven?

Yo les diría '¡háganlo!' Hagan lo que realmene les apasiona. Si no hacen lo que realmente les gusta, no la van a pasar bien. Y ojo: montar un negocio no es fácil. Tienes que tomar decisiones clave, formar un equipo... Es doloroso dejar ir gente, pero a veces hay que hacerlo. Todas las decisiones las tienes que tomar tú. Asegúrate de tener siempre el sostén de tus amigos, familia y colegas. Trazar un plan y asegurarte que hay un mercado para lo que quieres hacer.

Yo lo único que puedo recomendarles es que amen lo que hacen. Así es en mi caso, aunque nada de esto hubiera sido posible sin la gente tan chévere que me rodea. No hubiera podido hacerlo sola.

AOL NOTICIAS 

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino