World

Un paso adelante en la redistritación de Texas

File photo: Austin Texas Skyline.

File photo: Austin Texas Skyline.  (AP)

Especial para AOL Latino

La decisión del Departamento de Justicia de Estados Unidos de impugnar legalmente el nuevo mapa de Texas sobre las elecciones para el Congreso nacional y la cámara baja estatal por considerar que viola la protección al voto de las minorías es un primer paso en la lucha por cambiar los mapas electorales y reflejen el crecimiento de la población hispana, afirmó el abogado de MALDEF en la región Suroeste, Luis Figueroa.

En cambio, la dependencia de justicia federal aprobó que la demanda legal presentada por la organización Mexican American Legal Defense and Education Fund (Maldef) en San Antonio el 6 de septiembre pasado, siga adelante en una corte de la capital estadounidense.

''Este hecho es importante porque surgió una esperanza de lograr que la comunidad de votantes latinos pueda ser representada por candidatos hispanos en los próximos comicios y que sus votos reflejen el poder político al que tienen derecho por su crecimiento demográfico en varias zonas del estado'', precisó Figueroa a AOL Latino.

El departamento de Justicia de Estados Unidos objetó los mapas de distritación propuestos por la legislatura de Texas con el apoyo del procurador general del estado, Greg Abbott, en relación a los distritos de los representantes legislativos estatales y los congresistas federales.

More On This...

Ahora, el juicio sobre la disputa por una redistritación en Texas continuará en una corte federal en Washington, D.C. en una fecha y términos que se darán a conocer por la dependencia de justicia federal.

''Deberá determinarse el horario de las audiencias en la capital estadounidense durante el mes de octubre porque de esa forma habrá oportunidad para imprimir las boletas electorales y distribuirlas a los votantes en el extranjero'', mencionó el abogado de MALDEF en San Antonio.

Lydia Camarillo, la co-directora de la Fuerza de Tarea Latina para la Redistritación en Texas (Texas Latino Redistricting Task Force), comentó que ''estamos contentos porque nosotros pedimos eso, que no se validaran los mapas distritales propuestos por la autoridad de Texas e intervinimos con una demanda legal para que no se les autorizara ese plan''.

Es un triunfo de una larga batalla que continuaremos en una corte federal y representa un paso para que ganemos más distritos que favorezcan a los votantes latinos para que puedan elegir a sus legisladores, agregó Camarillo, quien también es la directora de la Southwest Voter Registration Education Project en Texas.

Por su parte, el abogado Domingo García, también co-director de la Fuerza de Tarea Latina para la Redistritación en Texas, dijo que ''ésta es una primera victoria contra un plan discriminatorio hacia la comunidad latina y por la justicia en la distritación que se opone al plan de los republicanos para ocupar la cámara de representantes y el Congreso''.

Indicó que ''es una importante batalla ganada, pero la guerra no ha terminado'' y explicó que el impacto de la redistritación es muy fuerte porque los hispanos podrían contar con un congresista que va a pelear por más educación, por la construcción de más escuelas, más obras de transportación y más soluciones a favor de la comunidad latina''.

El partido demócrata de Texas en una opinión enviada a los medios de comunicación se congratuló y agradeció la decisión del Departamento de Justicia por ''proteger los intereses de los texanos'' y consideró una vergüenza que el gobernador Rick Perry y sus colegas Republicanos estén más interesados en sus propios futuros políticos que en los derechos al voto de sus representados.

''Los mapas firmados por Perry de la Cámara de representantes estatales y los congresistas federales tratan de disminuir la voz política de las comunidades responsables del crecimiento demográfico estatal. Esos mapas son un intento desesperado de los Republicanos para conservar el poder de la forma que sea necesaria'', señala.

En su resolución, el departamento de Justicia descartó completamente el argumento de la autoridad de Texas de que sus mapas distritales no reducían la oportunidad de representación a las minorías en el estado y resolvió a favor de que el juicio por una redistritación electoral más justa siga su curso en una corte federal.

Los abogados de MALDEF defendieron en audiencias su demanda legal en una corte de San Antonio, Texas del 6 al 15 de septiembre, ante tres jueces federales.

En su decisión, el departamento de Justicia niega que el mapa distrital de la legislatura texana mantiene o incrementa la habilidad de los votantes minoritarios para elegir a los candidatos de su elección en cada distrito y también impugna que dicho mapa cumpla con el acto de derechos al voto. Se espera que la dependencia judicial federal también proponga cambios en los mapas de distritación de Texas.

Aproximadamente el 38% de la población en Texas es hispana, alrededor de 9 millones de residentes, de acuerdo al Censo de 2010.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino