World

Los Angeles: Piden se cancele programa Comunidades Seguras

Cortesía Jorge Luis Macias

 (Cortesía Jorge Luis Macias)

Blanca Pérez, Isaura García y Adán Espinoza representan el rostro humano de la implementación del programa Comunidades Seguras en distintos puntos del país. Los tres comparten el "horror" de haber caído en manos de agentes locales de policía.

Junto con organizaciones defensoras de los inmigrantes pidieron a la administración de Barack Obama que elimine el S-Comm, y la renuncia de los 22 miembros del Grupo de Asesores de Trabajo sobre Comunidades Seguras del Departamento de Seguridad Interna (DHS).

"El problema de inmigración en el país tiene la cara del latino; yo voy a dar la cara por los que no tienen voz cuando veo todas las estupideces del programa", aseguró Arturo Venegas Jr., ex jefe retirado del Departamento de Policía de Sacramento e integrante del grupo de asesores. "Es fácil que me digan que renuncie, pero yo también soy un inmigrante nacido en Jalisco, soy veterano de la Guerra de Vietnam, y los de Jalisco no se rajan".

Después de Dallas y Los Ángeles, los asesores del DHS se reunirán con líderes comunitarios y presuntas víctimas de S-Comm en Chicago, y Arlington, Virginia. Al finalizar las audiencias, presentarán sus recomendaciones a la Administración Obama.

"Nuestro mensaje es de total repudio a S-Comm", dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición Pro Derechos del Inmigrante en Los Ángeles (CHIRLA). "Comunidades Seguras es un fiasco y debe acabar inmediatamente".

More On This...

A través del programa mandatorio Comunidades Seguras, tan solo en California más de 47 mil personas han sido deportadas, aseguraron defensores de los inmigrantes, de organizaciones de fe y de derechos civiles y humanos. "Tenemos mucho que hacer", dijo Gary Mead, director de Operaciones de Ejecución y Remoción del Servicio de Inmigración y Aduana (ICE) a AOL Latino, al término de una acalorada sesión de trabajo del panel, en St. Anne's Residential Facility de Los Ángeles. "Pero el programa no se acaba".

La sesión estuvo a punto de ser abruptamente terminada por la presencia del guatemalteco Julio Girón, integrante de American Friends Committee, y declarado seguidor de los Minuteman, quien estuvo a punto de liarse a golpes con un partidario del cese de S-Comm.

"¿Dónde están los empleadores blancos que contratan y esconden a los ilegales?", cuestionó el Minuteman latino, "Estoy cansado de la hipocresía de la Administración Obama; solo los legisladores republicanos como [el congresista] Lamar Smith está luchando para que el sistema E-Verify se implemente en todo el país".

Girón fue increpado por Irma Maceira y Tony Arteaga quienes le reclamaron: ¿Ya no te acuerdas que cuando hace siete años no tenías donde vivir, se te dio hospedaje, ropa y alimentación gratuita por tres meses en el albergue de la Misión Dolores?

Previo a la reunión vespertina, frente al emblemático mural de Virgen de Guadalupe, en la Placita Olvera, los manifestantes dijeron que el programa mandatorio S-Comm del DHS/ICE ha sido implementado desde 2008 "bajo una identidad falsa y se ha aplicado con la intención de engañar al público estadounidense".

S-Comm requiere que los departamentos locales de policía compartan huellas digitales de arrestados con las autoridades migratorias.

Aunque el propósito del programa es identificar a criminales, en la práctica se refiere a cualquier persona que sea fichada bajo custodia de la policía, incluyendo a víctimas de delitos y no criminales para ser transferidos a las autoridades de inmigración.

"No podemos crear una cultura del miedo en Estados Unidos", dijo Katia Hansen, administradora de programas en Unitarian Universalist Refugee and Immigrant Services and Education Inc., de Vista, California. "Las víctimas de violencia domestica a quienes ayudamos en nuestra organización jamás querrán reportar un delito a la policía por el miedo de ser deportadas".

Gary Mead, director de Operaciones de Ejecución y Remoción de ICE dijo a AOL Latino que la entidad tiene contemplado deportar este año a 400 mil personas.

"Nos vamos a enfocar más en los criminales", dijo. "No se trata de una cuota [de deportaciones], sino que, con los recursos que tenemos, vamos a ir detrás de los verdaderos criminales y de fugitivos de ICE".

El funcionario precisó que en el año fiscal 2010 fueron removidos del país 390 mil personas, de los cuales 195 mil eran criminales (51%), y un año antes, se deportó a 360 mil. De ellos, 160 mil eran criminales.

Para Héctor Villagra, director ejecutivo de la Unión Americana por las Libertades Civiles del Sur de California (ACLU/SC), el programa S-Comm es una amenaza a la seguridad pública, socava las libertades civiles y conduce a la deportación de personas con delitos menores y con ausencia de condenas penales.

"El programa, fatalmente defectuoso, debe desaparecer; eviscera la confianza entre la policía local y las comunidades de inmigrantes", indicó Villagra, director ejecutivo de la ACLU/SC. "El gobierno federal no tiene por quéé armar a los estados y municipios para que acepten un programa que socava la seguridad pública y fomenta la discriminación racial".

José Pérez Jr., comandante en jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles aseguró a AOL Latino que la Orden Especial 40, que prohíbe desde 1979 a los agentes del LAPD efectuar tareas de inmigración no cambiará. "Nada va a cambiar; la comunidad debe dormir en paz", dijo. "Nosotros tenemos demasiado trabajo como para hacer otro trabajo que no nos corresponde".

UNA COMUNIDAD 'ATEMORIZADA'

Blanca, madre de tres hijos fue detenida, esposada y sujeta a un proceso de deportación por vender helados afuera de una escuela, en la ciudad de Van Nuys. Su delito: no tener permiso para ofrecer la mercancía en público Ella fue separada de su bebé de nueve meses. En el transcurso de 10 semanas semana fue recluida en la cárcel del condado de Los Ángeles; de ahí la transportaron al centro de detención en Lynwood; luego a la cárcel de Santa Ana, y finalmente a Los Ángeles.

Tras ser liberada, a la humilde vendedora de helados le fue colocado un grillete en el pie. Un juez le concedió un año de libertad condicional.

"Dentro de la cárcel yo me sentía morir cuando me separaron de mi hijo, y hasta llegué a pensar en matarme", dijo Blanca. "Este programa de Comunidades Seguras está provocando mucho terror".

En febrero de este año, Isaura, de 20 años de edad sostuvo una discusión con su novio Ricardo que quería llevarse sin su consentimiento a su hijo para México: su delito, haber llamado a la policía y no hablar perfectamente el inglés. El novio la empujó e Isaura le causó un rasguño. Ella se armó de valor, pidió auxilio y marcó al servicio de emergencia 911.

Como no pudo rendir su declaración en inglés, cuando los policías observaron el rasguño, le quitaron las esposas a él, y se las colocaron a ella.

Isaura fue encarcelada, y una semana después fue puesta en libertad sin recibir cargos criminales de felonía, pero con un grillete en el pie. Ahora encara un proceso de deportación.

"Sin justificación, pasee siete días en la cárcel; d haber sabido que la policía me iba a tratar así, nunca les hubiera llamado", dijo García a AOL Latino. "En vez de ayudarme, me pusieron en proceso de deportación". Isaura tuvo que portar un grillete en su pie durante un mes.

"En aquellos momentos, los policías decidieron de inmediato que yo era culpable; decían que yo le estaba tendiendo una trampa a mi novio, pero nunca quisieron ver los moretones que tenía en todo mi cuerpo", recordó. "Si hubiera sabido de este programa [Comunidades Seguras] de colaboración entre la policía y migración ¡nunca hubiera pedido ayuda!"

El delito de Adán fue vender nieve en las calles de Huntington Park. La policía local lo detuvo y lo colocaron en espera de que arribaran las autoridades de inmigración para deportarlo.

Fue llevado a las oficinas de ICE, en Los Ángeles, donde los oficiales le pidieron que firmara su salida voluntaria de Estados Unidos.

"Me gritaron e intentaron intimidarme, pero no firmé ningún documento", dijo Adán. "Yo no le hice daño a nadie. No soy un criminal".

A pesar de la presión a que fue sometido, Adán solicitó que se le diera oportunidad de hacer una llamada. Le fue negada en principio, y cuando pudo hacerla, le cortaron la comunicación.

Tras su encuentro con los agentes de policía de la ciudad de Huntington Park, Espinoza enfrenta un proceso de deportación.

"Obama, ¿Dónde están tus promesas?", recriminó el inmigrante. "Quita este monstruo [Comunidades Seguras] y devuelve el favor que los latinos te hicieron para que llegaras a ser presidente".

ESTADÍSTICAS EN CALIFORNIA

En abril de 2009, el Departamento de Seguridad Interna (DHS) y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) firmaron el primer acuerdo MOA con California para implementar S-Comm.

En el condado de Los Ángeles, desde agosto de 2009, un total de 3,891 inmigrantes que no eran criminales o no representaban ningún peligro para la comunidad fueron deportados a través del programa Comunidades Seguras, respaldado por el sheriff Lee Baca, y el supervisor del condado, Michael Antonovich.

"La inmigración legal es un beneficio positivo económico y cultural para nuestra nación, ha asegurado Antonovich. "La inmigración ilegal es una afrenta para los que legalmente inmigran a Estados Unidos; es un delito que no debe ser recompensado".

En el estado de California, desde mayo de 2009 se removió del país a 13,157 inmigrantes no criminales, y el 55%, es decir, más de 25 mil fueron deportados a pesar de que no eran criminales y solo habrían cometidos faltas menores.

A nivel nacional, desde octubre de 2008, un total de 38,068 inmigrantes sin antecedentes penales han sido deportados bajo el programa S-Comm. El 59% o más de 70 mil de todos los deportados no eran criminales.

CHIRLA y las organizaciones defensoras de los inmigrantes estiman que, a nivel nacional, el número de arrestos y deportaciones durante los pasados dos años y medio de la Administración Obama alcanzó 1.1 millones. Solamente el 26% de los inmigrantes deportados han sido convictos de ofensas graves, relacionadas con las drogas y violencia.

Los estados de Nueva York, Massachusetts e Illinois decidieron no participar de ninguna forma en el programa S-Comm, así como las jurisdicciones de San Francisco, Boston, y Arlington, Virginia.

No obstante, la implementación de Comunidades Seguras es un mandato y los estados no tienen la opción de optar por salirse del programa.

"No hay nada seguro en este programa de comunidades inseguras", dijo Marielena Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional de Abogados de Inmigración (National Immigration Lawyers Center/NILC) de Los Ángeles. "La solución es muy fácil, la Administración Obama debe acabar ese programa hoy mismo".

'HUMANIDAD FUNDAMENTAL'

El programa S-Comm está activado en 1,508 jurisdicciones en 44 estados –en áreas donde residen tres cuartas partes de todos los inmigrantes-, e ICE planea integrar 488 jurisdicciones más a finales de 2011, y una expansión total en 2013.

En marzo de este año, el director de ICE, John Morton testificó ante el Subcomité de Seguridad Interna del Comité de Financiamiento en la Cámara de Representantes dijo, refiriéndose a la crítica de la comunidad inmigrante que ICE no se estaba enfocando en detener y deportar a criminales peligrosos.

"[Comunidades Seguras] también ha identificado a un alto número de personas que han cometido faltas menores, y eso es porque la cantidad de personas que cometen crímenes es mayor entre aquellos que cometen faltas menores –ese es el grupo que vamos a identificar con un programa de huellas digitales. A pesar de que hacemos todo lo posible en darle prioridad a nuestros esfuerzos, no nos hacemos de la vista gorda cuando otras personas son referidas a nuestro programa".

A principios de agosto, el DHS/ICE canceló los 39 acuerdos que sostenía con los estados, argumentando que no eran necesarios y que el programa S-Comm ya no es voluntario, sino mandatario.

"Se requiere una humanidad fundamental para acabar con esta brutalidad", increpó Isa-Ke Meksin, a Mike Miron, director adjunto interino del Grupo de Trabajo de Asesores del DHS, a la religiosa Rosemay Welsh, directora de Alcance de Ministros de Misericordia, de Laredo, Texas, a Arturo Venegas Jr., ex jefe del Departamento de Policía de Sacramento y Becca Sharp.

Programas como el S-Comm se han enfrentado a una oposición significativa porque –dicen sus opositores- operan sin transparencia o supervisión de los gobiernos locales.

Después de protestas de gobiernos locales y estatales, sobrevivientes de violencia doméstica y grupos comunitarios, el ICE ha establecido un grupo ad-hoc que ha sido objeto de fuertes críticas por su limitado alcance e influencia, y ha llevado a exigir que sus miembros renuncien inmediatamente.

Durante casi dos décadas, el número de inmigrantes indocumentados de todo el mundo creció de 3.5 millones en 1990, a 12 millones en 2007.

La cifra más reciente del Pew Hispanic Center estimaba en 11.1 millones la cifra de indocumentados en Estados Unidos, una tendencia en declive que se ha estabilizado, debido a la implementación de nuevas medidas tecnológicas, a la militarización de la frontera con México, y a las condiciones económicas que afronta actualmente Estados Unidos.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino