Latino

Uruguay vs Paraguay: garra y sangre

Uruguay's players celebrate at the end of a Copa America semifinal soccer match with Peru in La Plata, Argentina, Tuesday, July 19, 2011. Uruguay won the match 2-0 and advanced to the final. (AP Photo/Ricardo Mazalan)

Uruguay's players celebrate at the end of a Copa America semifinal soccer match with Peru in La Plata, Argentina, Tuesday, July 19, 2011. Uruguay won the match 2-0 and advanced to the final. (AP Photo/Ricardo Mazalan)

Uruguay vs Paraguay. La Garra Charrúa vs la Sangre Guaraní. Dos de las selecciones identificadas con la fuerza y la potencia en el fútbol sudamericano decidirán este domingo en el estadio Monumental de Buenos Aires quién es el nuevo campeón de la Copa América 2011.

 Uruguay-Paraguay. Estilos históricamente similares a pesar de atravesar en la actualidad realidades muy diferentes.

Uruguay llegando en el punto ideal de rendimiento y acaparando los elogios generalizados. Paraguay alejado de la buena imagen mostrada en el Mundial de Sudáfrica pero infundiendo el respeto que se ganó a través de los años.

URUGUAY NOMÁS...

La celeste va en busca de su decimoquinta Copa América. De conseguir la meta superará a Argentina con la que comparte el liderato de mayores ganadoras del trofeo.

More On This...

Uruguay es sin lugar a duda el país con mayor rédito en materia futbolística, ecuación que se desprende de la relación habitantes-inversión-producto final.

Su población apenas si supera los tres millones de habitantes. Sus recursos económicos (y en consecuencia las inversiones) son significativamente inferiores en comparación con las grandes potencias.

Sin embargo produce futbolistas de primer nivel y abastece al fútbol mundial en una proporción similar a sus vecinos Argentina y Brasil, formando así el trío de países líderes en el rubro exportación.

En Uruguay sostienen (con gran parte de razón) que cuentan con cuatro Mundiales. Dos Medallas de Oro Olímpicas (París 1924 y Ámsterdam 1928, cuando aún no existía la Copa del Mundo) sumadas al Mundial de 1930 en su país y al de Brasil 1950 con su ya legendario “Maracanazo”.

Su fútbol se identifica más con la garra y la lucha que con la exquisitez propiamente dicha. Claro que eso no significa que a lo largo de la historia hayan producido futbolistas del talento de Pablo Bengoechea, Ruben Paz, Enzo Francéscoli, Juan Ramón Carrasco y más lejano en el tiempo Walter Gómez, por nombrar sólo un reducido grupo de talentosos.

Hoy Uruguay se presenta como la selección mejor constituida en el sur de nuestro continente. El cuarto puesto conseguido en el Mundial de Sudáfrica fue la confirmación de una metamorfosis tan esperada como efectiva.

El Maestro Oscar Washington Tabárez elaboró la idea sustentado en la consolidación de un grupo compacto en todas sus líneas, que se erige desde la fortaleza defensiva (haciendo honor a la historia misma), el orden y la rigidez en el medio y la efectividad en el ataque.

Salvo el liderazgo que posee Diego Forlán como eje del movimiento ofensivo (más allá de su natural exposición mediática), esta Copa América sirvió para conformar un equipo que se caracteriza por el equilibrio de fuerzas en todas sus líneas.

Si hubo alguien que se afianzó en su puesto luego de algunas actuaciones que habían despertado ciertas quejas y dudas, ese fue el portero Fernando Muslera, una de las grandes figuras de esta Copa.

Diego Lugano sigue portando con orgullo y autoridad la cinta de capitán, Egidio Arévalo Ríos y Diego Pérez hacen honor a la “garra charrúa” en la contención y Luis Suárez aporta los goles que en la mayoría de las veces le sirve Forlán.

Alrededor gira una estructura firme, solvente y que hoy por hoy es considerada como la más fructífera del fútbol sudamericano.

¿LA SUERTE DEL CAMPEÓN?

Paraguay llega a esta Final sin haber ganado ni un solo partido ya sea en los 90 o en los 120 minutos. Los empató todos. Y si está en la definición de la Copa América es porque supo acertar en la definición por tiros desde el punto penal tanto ante Brasil como frente a Venezuela.

La suerte no es sólo una palabra más en el diccionario. Es parte esencial en todos los aspectos de la vida. Pero para conseguirla muchas veces hay que ayudarla. Y Paraguay lo hizo.

Primero porque se sostuvo con firmeza en los momentos de fragilidad (sobre todo en los dos últimos partidos) y sacó provecho de la gran mano que le dieron los palos de los arcos cuando estos jugaron su parte en el desarrollo del juego.

Segundo porque tiene jugadores con la experiencia necesaria para saber enfrentar la adversidad. Sin brillar y mucho menos conformar desde el punto de vista estético, fue superando los obstáculos hasta alcanzar el objetivo.

Con un Justo Villar espléndido, con dos centrales aguerridos como lo son Paulo Da Silva y Darío Verón, con el despliegue intenso que siempre protagoniza Néstor Ortigoza y con la peligrosidad que transmiten los delanteros Lucas Barrios y Nelson Haedo Valdez (a pesar de su poca productividad goleadora en esta Copa), alcanzó para acceder a este trascendental partido.

Su técnico Gerardo Martino no se sonrojó y con toda la sinceridad del mundo declaró tras el partido ante Brasil que su selección tuvo mucho “Cu…” (trasero, para quienes no entendieron).

No cabe duda que ante Venezuela (selección que careció de la suerte o el “Cu…” del que hablaba el estratega argentino de la selección guaraní) la Albirroja volvió a contar con la mano piadosa de la Diosa Fortuna.

La “Vinotinto” mereció otro destino, pero eso ya es historia. Claro que esta derrota en la tanda de los tiros desde el punto penal no empaña para nada la excelente sensación que dejó en esta Copa América

¿Podrán los Guaraníes absorber el cansancio, sostener el resultado tal y como lo hicieron ante Brasil y Venezuela y proclamarse campeón sin haber ganado ni un solo partido?

¿Repetirá Uruguay la muy buena producción que mostró ante Perú?

El misterio se develará cuando estas dos poderosas selecciones sudamericanas salten al terreno y definan al nuevo campeón de América.

Pronóstico: Uruguay debería por antecedentes inmediatos y por lo mostrado a lo largo del campeonato ser el ganador. Paraguay transmitió un agotamiento físico preocupante en los treinta minutos extras más allá de jugar con un hombre menos por la expulsión de Jonathan Santana al minuto 102 y eso puede costarle muy caro.

FOX Deportes

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino